El Chiringuito de Jugones-Foro Oficial


¿Qué le pasa al Barça?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué le pasa al Barça?

Mensaje por BCF el Miér Feb 27, 2013 3:14 pm

1.- El Barça ha dejado de practicar el juego que le permitió ganar 14 títulos de 19 en cuatro años. ¿Ha dejado de practicarlo totalmente? No, pero sí en pequeños detalles, varios pequeños detalles, como si tuviese agujereado el bolsillo del pantalón y fuese perdiendo monedillas a cada paso.

2.- El denominado Juego de posición no consiste en tener el balón y sumar un porcentaje alto de posesión, sino en generar superioridades detrás de cada línea rival que te presiona o defiende. Puede ser más o menos horizontal o vertical, más o menos ofensivo o defensivo, pero ha de generar superioridades. El Barça de Guardiola buscaba tener el balón para agredir al rival a base de moverlo rápidamente, pero sin importarle hacerlo en horizontal: lo hacía así buscando provocar desorden en el contrario y generar el consiguiente espacio a través del que profundizar.

3.- La posesión era un simple instrumento, aunque entre unos y otros la convirtieron en un mito. Unos por defenderla y otros por ridiculizarla. Por cierto, Guardiola la consideraba exactamente solo eso: una herramienta más del juego. Lo mismo sucedía con la famosa presión y recuperación de balones.

4.- Cuando estaba Eto'o en el Barça, la presión era física. Totalmente física: correr y correr presionando a los defensas rivales. Cuando se fue Eto'o, la presión pasó a ser posicional y selectiva. El Barça presionaba especialmente tras perder un balón en campo contrario. Y además de una seña de identidad, esa presión era también otro simple instrumento y un termómetro.

5.- ¿Termómetro? Sí, porque reflejaba la situación previa del equipo antes de perder el balón. Como decía Guardiola, defiendes bien solo si atacas bien. Y eso significaba que habías ido hasta el punto de la pérdida pasando por peldaños previos, sin prisa, con posesiones de larga duración, cansando y cansando al contrario, moviéndole, dificultándole mantener el orden. Si conseguías seguir, le dabas duro. Si perdías el balón tenías cuatro compañeros cerquísima = recuperación. La recuperación era el termómetro que indicaba si habías atacado bien.

6.- Estos eran algunos instrumentos (explicarlos todos sería demasiado extenso) de ese modo de jugar. Cuando el Pep Team sufrió su caída ante el Chelsea y el Madrid en abril pasado lo hizo ante dos equipos que se encerraron muy bien y le dejaron como herencia un interrogante: ¿Cómo atacar una muralla tan bien cerrada si quien lo practica es, además, un equipo de mucha calidad? En la búsqueda de soluciones, Tito Vilanova giró el equipo hacia una mayor verticalidad.

7.- Como resultado, marcó muchos más goles que en los años anteriores pero también pasó a encajar más. Se volvió la vista hacia a la defensa, sobre todo a los sustitutos de los titulares, pero el problema no residía en la defensa (que a veces también), sino en el modo de jugar porque en el tránsito hacia la verticalidad se cayó en el defecto de la precipitación. Con bastante tino, un técnico externo los apodó "los acelerados". El Barça que "aburría" a los madridistas (pero ganaba 14 de 19 títulos) empezaba a parecerse al Madrid de los velocistas, pero sin ninguno de sus recursos.

8.- Por descontado, los rivales también tuvieron mucho mérito en el cambio, pero fue el Barça quien se construyó un nuevo hábitat pasito a paso. Más vertical, también más acelerado, con posesiones menos largas, sin atacar juntos ni tan próximos... Lo siguiente fue que costó mucho más recuperar el balón. ¡Cómo no iba a costar si la recuperación sencilla era la posicional y no la física! Lógicamente, con jugadores muy separados entre sí, con líneas muy separadas entre sí, las recuperaciones no podían resultar sencillas por más hartón de correr que se diera Busquets.

9.- Hoy el Barça corre más que antes, pero lo hace más desperdigado. Le ha reportado muchas victorias -más que nunca- pero también ha ido transformando su manera de jugar. La inteligente variante de Tito pasaba por practicar el juego de posición pero con sentido más vertical y alternando ritmos. Lo ha conseguido en bastantes partidos, pero en algunos otros no ha encontrado la mezcla exacta de cada ingrediente, la utilización idónea de cada instrumento.

10.- En este trayecto, el equipo ha ido cediendo en pequeños detalles. Después de que Guardiola les sometiera a una presión rigurosa durante cuatro años, cierta liberación resultaba inevitable. De hecho, la relajación de algunos hábitos (no estoy sugiriendo nada grave) permitió ver un Barça cada día más poderoso desde noviembre. Pero también se fueron aparcando detalles: pelear cada saque de banda, no dar nada por supuesto, jugar directamente para Messi en vez de hacerlo para Xavi y que fuera este quien moviera las piezas y jugara para Messi, que es distinto...

11.- Toquemos este punto. En el modo de juego más ortodoxo del Barça, Xavi era el Campo Base. El equipo sacaba el balón desde atrás y buscaba a Xavi. Era condición sine qua non, fuese a mayor o menor altura del campo. A partir de ese punto empezaban los auténticos movimientos de avance colectivo, al estilo de una cordada de montaña. Y solo cuando cada pieza -propia y rival- estaba en la posición adecuada se apretaba el botón Messi. En ese punto, libertad para Messi.

12.- El recorrido, por lo tanto, nunca era directo a Messi, sino con Xavi de cartero intermediario. Pero todavía con Guardiola en el banquillo el equipo empezó a saltarse el peldaño de Xavi. A veces por precipitación, por querer correr demasiado; a veces porque el propio Xavi no estaba en condiciones óptimas (ahora mismo sucede algo así). Por unas o por otras, el área de descanso, el peldaño intermedio, fue desapareciendo, haciéndose menos habitual. El equipo dejó de jugar para Xavi y lo hizo directamente para Messi. Y Messi dejó de ser el punto final para convertirse en principio y final de todo, que es la mejor manera de diluirse...

13.- Ante rivales medianos, ningún problema. Pero en momentos serios, dificultades importantes. El Valencia les pilló muy bien el truco y el Milan les aplicó la misma receta del Chelsea con la diferencia que el Barça respondió mucho peor, pues prefirió quedarse el balón para no correr riesgos, no para hacérselos correr al contrario. No agredió al Milan con el cuero, sino que intentó protegerse con él. Le salió mal y en ese momento los pequeños detalles se hicieron enormes en la mente de unos jugadores que, de tanto éxito, estaban empezando a olvidar lo que es sufrir sobre el campo.

14.- Contra el Sevilla no jugaron mejor, pero sí parecieron liberarse mentalmente del agarrotamiento y frente al Madrid salieron espléndidos, con Pedro e Iniesta abiertos por bandas y punzantes. Diez minutos de buenas combinaciones y fluidez pero muy pronto el retorno a los recientes defectos: juego totalmente orientado por el centro y ningún balanceo horizontal; Xavi que retrocede para juntarse con Busquets, con lo que desaparecen los interiores que deben generar superioridades tras las líneas del Madrid; Iniesta tiene que retroceder a su vez. El Madrid ha ganado la batalla aunque el marcador aún no lo diga.

15.- ¿Qué le pasa al Barça? Una suma de incorrecciones tácticas, algunos detalles que parecen minúsculos pero van mermando, y finalmente un colapso mental que le hace traicionarse a sí mismo en materia de juego. El problema es solo suyo y la solución también. Abrirse, juntarse, recuperar por estar próximos, buscar a los lejanos... Su problema está en el fútbol y afecta ahora a su mente, que por vez primera en años procesa incertidumbre e incomprensión. No son las piernas ni el físico: es el juego. Sí, con el añadido de que su jefe está enfermo y contra eso no hay crítica ni matiz: es lo que es y el club decidió con buen criterio esperar a que Tito sane, algo más importante que cualquier victoria.

16.- Alocado, lanzándose al ataque como si no hubiera mañana, Piqué fue frenado por Iniesta en San Siro con gestos ostensibles de los brazos: "¡¿Adónde vas?!". Es el símbolo. Antes, al encajar un gol traicionero, el equipo agarraba el balón de sus mallas, lo situaba en el centro del campo, sacaba y el primer pase era a Xavi, como diciendo: "Toma, organízanos". Ahora, el pase es a Messi: "Toma, sácanos del lío". Y Piqué, por su cuenta, se echa al monte. Exagero la nota, por supuesto, pero es una forma de reflejar la situación que me parece percibir.

y 17.- Y la autocrítica. Nadie es tan bueno como para ser eternamente el mejor. Los errores no son pecados, sino errores y todos los cometemos a puñados. El mérito no consiste en no cometerlos, sino en enmedarlos y para eso se precisa reflexionar y corregirse. Alguien tan poco reflexivo como Dani Alves dijo anoche: "No hemos tenido el control ni las posesiones largas". Es decir, por lo menos un jugador sí sabe cuál es el auténtico problema: el juego.

PD: La autocrítica ejercida por Andrés Iniesta a mediodía del miércoles no solo es el primer paso en la corrección de los errores. Es la demostración de que el auténtico liderazgo puede ser discreto y bastante silencioso.


http://www.marca.com/blogs/perarnau-221/2013/02/27/que-le-pasa-al-barca.html
avatar
BCF
Bota de Oro
Bota de Oro

Cantidad de envíos : 7131
Fecha de inscripción : 31/10/2011
Edad : 25
Localización : Castilla libre

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué le pasa al Barça?

Mensaje por GDB1 el Miér Feb 27, 2013 6:33 pm

El autor del artículo, al que por cierto es un placer leer siempre, creo que tiene bastante tino en el diagnóstico que hace del Barça, aunque quizás sea un generoso en la solución y la posibilidad de que pueda ponerse en marcha para que todo "continúe como siempre". El problema de todo grupo humano, y más el del Barça, excepcional en sus frutos los últimos años, es su excepcionalidad. Como todo el vida, acabará. Es decir, ha tenido su apogeo, su tiempo de glora y sería ser demasiado optimista si pensamos que seguirá existiendo el mismo equipo con el mismo porcentaje de títulos "in secula seculorum".
Desgraciadamente el sustituto de Xavi no será Xavi y es aquí donde considero que está la "sal de la vida" de este Barça, en su jefe de máquinas, en su cerebro, en el genial futbolista. Hemos visto cómo la construcción del juego ha ido disminuyendo desde las botas de Xavi y, por el contrario, cómo Messi ha ido retrasando su posición, cómo el juego del Barça ha ido cambiando en pos de una mayor actuación goleadora de Messi a costa de estropear lo que funcionaba.
Insisto en que Perarnau ha dado en el clavo del diagnóstico del juego del equipo y su solución pero yo también insisto en que veo bastante difícil ésta última.
avatar
GDB1
Bota de Oro
Bota de Oro

Cantidad de envíos : 5768
Fecha de inscripción : 03/07/2010
Edad : 56
Localización : Madrid

http://twitter.com/#!/GDB2010 http://www.facebook.com/?sk=welcome

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.