El seleccionador pone sordina al incidente en Onda Cero: "Sería infantil darse por aludido. No ha habido malas caras. Si alguien fuese nocivo para la Selección, no vendría".