El central, que tiene contrato hasta 2017, está muy enfadado porque el club no haya salido a desmentir que está en la órbita de algún candidato a la presidencia del Barça.