La fetidez de origen todavía indeterminado llega por segundo día a la capital catalana