La Comisión Europea obligará a compensar las "ventajas económicas" recibidas del Estado