Ronaldo se marchó de morros y fue el último en felicitar a Casemiro por la diana del triunfo