El periodista de Atresmedia rentabiliza su enfrentamiento con el defensa del Barça