“Florentino es un peligro para los medios”