Suárez, a tres partidos de la gloria