Koulibaly, el elegido para el banquillo