Okjeda llama a una asociación feminista que pasa olímpicamente de condenar la agresión