El jugador del Barcelona se ha negado en rotundo a fichar por el Cruzeiro ya que su intención es cumplir los tres años de residencia necesarios para obtener la nacionalidad española