De la Mata tiene la última palabra