El barcelonista hizo un gesto a la grada y después insinúo una campaña arbitral contra su equipo