En el Chelsea se frotan los ojos: Morata demostró lo que vale con este jugadón