De bar en bar resistiendo a los ‘merengues’