Las lágrimas de Abidal cuando Henry le visitó